C/ Conde de Aranda – 15, 28001 Madrid, España

Reconstrucción mamaria autóloga (Sin implantes de silicona)

Figura 1

La reconstrucción mamaria es un paso aceptado e integrado al proceso de tratamiento y cura de cáncer de mama. Las técnicas de reconstrucción mamaria se dividen en heteróloga y autóloga. En la heteróloga se reconstruye el perfil mamario mediante expansor y prótesis de silicona. En el autóloga, se reconstruye mediante trasferencia de tejidos (piel, grasa y músculos) de la paciente misma.

Sin duda alguna, la reconstrucción autóloga ha sido el progreso más importante en la reconstrucción mamaria, por varias razones. En pacientes que han recibido tratamiento de radioterapia, la piel y los tejidos profundos han sufrido un daño parecido a una quemadura y en estos casos, se desarrolla fibrosis lo cual hace más difícil la colocación exitosa de un expansor mamario. De hecho, la piel más dura, hace que la mama no se estire y que el expansor pueda hundir las costillas y hasta romper la piel y precisar una intervención urgente. La reconstrucción autóloga aporta tejido “fresco” y saludable (no irradiado) lo cual permite una reconstrucción mamaria natural, libra la paciente del “mantenimiento” de los implantes a lo largo de su vida y consigue en un solo procedimiento reconstruir la mama con forma y consistencia igual a la mama sana. Las técnicas mas utilizadas son sin duda alguna los colgajos de musculo dorsal ancho con relleno graso y el colgajo abdominal llamado DIEP.

Figura 2

En el primer caso, se trasfiere el musculo dorsal ancho de la espalda con una porción de piel y se rellena con grasa mediante liposucción/lipofilling. Es una cirugía que se puede realizar en prácticamente todas las mujeres dependiendo de la cantidad de grasa disponible/tamaño de la mama (figura 2). El colgajo DIEP (debe su nombre a su origen en inglés, es decir la Arteria Epigástrica Inferior Profunda) se realiza mediante la trasferencia de la piel y grasa localizada entre el ombligo y el pubis. Dichos tejidos se trasfieren juntos a la arteria y vena epigástrica inferior profunda que apenas llegan al diámetro de 2 o 3 milímetros. El cirujano plástico realizará un trasplante mediante sofisticadas técnicas microquirúrgicas uniendo los vasos a la arteria y vena mamaria interna (figura 1) y finalmente moldeando el colgajo para realizar la mama nueva. Esta técnica se utiliza tanto para la reconstrucción inmediata (es decir en el momento de la mastectomía) como diferida con un resultado especialmente natural ya que la consistencia es idéntica a la glándula mamaria. Para realizar el DIEP se precisa un abdomen con un volumen de piel y grasa suficiente para reconstruir la mama y la paciente debe estar en buena forma física para someterse a una cirugía más larga (4-5 horas) con un post operatorio de 5-7 días.

En comparación a otro colgajo similar, el TRAM, el DIEP aporta la enorme ventaja de ahorrar el musculo recto abdominal evitando el riesgo de hernias o eventración. Definitivamente, las mamas reconstruidas con el DIEP pueden resultar en un aspecto más juvenil que antes de la cirugía, además el abdomen mejorará su perfil ya que para completar la reconstrucción mamaria se realiza también una abdominoplastia.

Votos: 5.0/5. De 3 votos.
Por favor, espere...

Dejar un comentario