C/ Conde de Aranda – 15, 28001 Madrid, España

Los seis mitos sobre el Facelift

El Facelift, tradicionalmente conocido como Ritidectomía, es una cirugía muy popular en todo el mundo y el número de personas interesadas en realizarla está en constante crecimiento. Como en los últimos años se han popularizado alternativas no quirúrgicas al Lifting de Cara y Lifting de Cuello, al mismo tiempo han crecido los mitos e ideas falsas sobre estas cirugías. En este articulo te explicaremos toda la verdad detrás los 6 principales mitos del Facelift.

MITO 1 – La Toxina Botulínica y Rellenos con Ácido Hialurónico proporcionan los mismos resultados que un Lifting de Cara

Los rellenos con Ácido Hialurónico y la Toxina Botulínica no remplazan un Facelift. Con ellos podemos mejorar y prevenir los signos de envejecimiento como las arrugas y la perdida de volumen facial pero no retiran el exceso de piel ni reposicionan las estructuras faciales.

El Bótox actúa disminuyendo el movimiento de los músculos faciales, lo cual reduce las arrugas de la frente, entrecejo y patas de gallo. Ya los rellenos reducen las líneas de expresión y pueden reponer/aumentar el volumen en algunas zonas como los pómulos, labios y pliegues nasolabiales. El resultado de los rellenos es temporario (9-12 meses) y en algunos casos no se observan correcciones suficientemente marcantes en los pómulos, mandíbula, papada y piel del cuello. Los Fillers constituyen una excelente alternativa para pacientes que no puedan o no estén emocionalmente preparados para un procedimiento más invasivo.

MITO 2 – Hay Liftings sin Cirugía

En los últimos años se han popularizado tratamientos de rejuvenecimiento conocidos como “Lifting de Cara sin Cirugía”, “Lifting de Cuello sin Cirugía”, “Estiramiento de la Piel sin Cirugía”, “Vampire Facelift”, etc. Estos tipos de expresiones se refieren a tratamientos no invasivos para rejuvenecer, reafirmar y mejorar las arrugas como los Rellenos con Ácido Hialurónico (Fillers), Bótox, Bioestimuladores, Hilos Tensores, Plasma Rico en Plaquetas, etc. Son tratamientos con un potente efecto rejuvenecedor, pero no son comparables a los resultados de un Facelift que además de eliminar la piel sobrante, reposiciona las estructuras faciales y ofrece resultados muy duraderos.

MITO 3 – La recuperación de un Facelit es lenta y dolorosa

En la actualidad, con las nuevas técnicas de cirugía, la recuperación de los Liftings de Cuello y de Cara es mucho menos molesta y más corta de lo que solía ser en el pasado, con una experiencia virtualmente libre de dolor, también gracias al uso de métodos para controlar el dolor tales como la Hiloterapia (terapia de frio). Normalmente, 7-10 días son suficientes para recuperar y retomar las actividades cuotidianas.

MITO 4 – El Resultado de un Facelift es Permanente

El Facelift no impide el proceso natural de envejecimiento de la piel, sin embargo, se pueden atrasar ya que la piel continuara a lucir más joven por muchos años. La duración de los resultados es diferente de persona para persona, pero podemos decir que se pueden mantener por lo menos 10 a 15 años. Todo dependerá de la edad, de la calidad de la piel, de la exposición solar, cuidado de la piel y si es fumador(a). Los fumadores pierden más rápidamente el tono y elasticidad cutánea. Otros aspectos muy importantes son el estado general de salud, los cambios drásticos de peso, el manejo del stress y el tipo de piel.

MITO 5 – El Facelift es para personas mayores

No existe una edad ideal para un Facelift ya que todas las personas no envejecen de la misma manera. La mayoría de las personas que se realiza un Lifting lo hacen en edades entre los 45 y los 60 años. Sin embargo, personas más jóvenes buscan opciones para mantener la juventud y frescura de su rostro. Pacientes entre los 35 y los 45 años se interesan particularmente por procedimientos como el Lifting Cervical (Cuello), Lifting de Cejas y Blefaroplastias. La versión menos invasiva de un Lifting, el Minilift, es el más indicado.

Los pacientes que tienen indicación para un Lifting de Cara global tienen generalmente las siguientes características: signos de envejecimiento evidentes como papada, flacidez del cuello, mandíbula poco definida, surcos nasolabiales profundos y bandas platismales evidentes.

MITO 6 – EL Facelift genera un aspecto artificial

Frecuentemente vemos en la presa casos mal sucedidos de cirugías estéticas en personas con resultados poco naturales, que se han realizado varios procedimientos en contra de los consejos de cirujanos plásticos.

El éxito de un Facelift es en primer lugar que sea realizado por un cirujano plástico con mucha experiencia en cirugías faciales y que los resultados sean lo más naturales posibles y que casi pasen desapercebidos.

Actualmente se utiliza la técnica SMAS-Lift que es la evolución de un Facelift tradicional. En los rostros operados durante los años 80 y 90, cuando el rejuvenecimiento facial solo podía conseguirse a través del estiramiento directo de la piel, el resultado era un aspecto artificial y “operado”. En la técnica SMAS (tanto superficial como Deep-plane), se tensa y se coloca la fascia hasta su posición original y no se estira la piel de la cara y del cuello directamente – no se nota el “efecto tensado” artificial y no distorsiona la boca ni la cola de los ojos. Las cicatrices quedan alrededor de la línea del cabello y en las orejas.

Sin votos aún.
Por favor, espere...

Dejar un comentario